La vuelta al cole… de los piojos

La vuelta al cole… de los piojos

  septiembre 7, 2022       Pediatría

Sólo con leer el título, la mayoría de personas habrá empezado a rascarse la cabeza. Y es que, con el comienzo de las clases, no es infrecuente la llegada de la comunicación de la presencia de piojos. Pero ¡que no cunda el pánico! En las siguientes líneas, se intentará resolver las dudas más frecuentes al respecto.

  • Generalidades sobre los piojos

Se conoce como pediculosis capitis a la infestación por el parásito pediculus humanus capitis (piojo de la cabeza).

El piojo es un insecto pequeño, blanco-grisáceo. Se alimenta de la sangre que obtiene del cuero cabelludo, por lo que no sobrevive más de 2 días fuera del mismo.

La hembra tiene una vida media de 30 días y pone unos 10 huevos al día (liendres). Esta liendre eclosionará a la semana, de ella saldrá una ninfa, que tardará otra semana en madurar y poner huevos. Los ponen en el pelo, muy cerca del cuero cabelludo, y quedando fuertemente adheridas.

  • ¿Cómo se contagian?

Los piojos se contagian por contacto directo con una persona afectada. NO vuelan ni saltan. También se pueden contagiar por compartir gorros, cepillos, coleteros… aunque es menos frecuente. En el agua se agarran fuertemente al pelo y quedan en apnea, por lo que la transmisión en este medio es rara.

No influye el llevar el pelo sucio o limpio, pero sí que parece que tienen preferencia por ciertos pHs y temperaturas.

  • ¿Cómo los detectamos?

Cuando el piojo se alimenta, con su saliva produce una reacción en el cuero cabelludo, que produce picor. Por lo tanto, el síntoma principal es el picor. La primera vez, puede tardar semanas en aparecer y si se vuelve a infestar, picará antes, porque la persona estará sensibilizada. También pueden aparecer heridas y lesiones secundarias al rascado. Hay que tener en cuenta que no todas las personas tendrán picor y habrá muchas asintomáticas.

Ante la presencia de síntomas o la llegada de una notificación, habrá que proceder a la inspección visual, preferentemente con lendrera. Se realizará una separación del pelo por mechones en busca de liendres o piojos vivos (estos últimos son más difíciles de ver ya que se mueven rápidamente). La liendre se distingue de otras partículas (caspa, restos de gomina, champú) porque no se desprende del pelo, es decir, si la tocamos e intentamos quitar vemos que está pegada y habría que tirar con fuerza para desprenderla.

  • Cómo utilizar la lendrera

La lendrera es un peine de púas finas específico para la detección y tratamiento de la pediculosis. Los pasos que se describen a continuación sirven tanto para el diagnóstico como para el tratamiento y el seguimiento.

En primer lugar, se moja el pelo y se desenreda. Se separa por mechones y se pasa el peine desde la raíz hasta las puntas, de manera firme. Después de cada pasada, inspeccionamos la lendrera en busca de liendres o piojos. Es recomendable hacer varias pasadas por mechón y en varias direcciones. Es un proceso minucioso, que requiere tiempo.

  • Tratamiento

Una vez que hemos confirmado la presencia de pediculosis, es importante notificarlo a la escuela. Hay varias opciones de tratamiento: tópico, cepillado y en última instancia, tratamiento oral.

Lo más frecuente, es utilizar un tratamiento tópico con lociones, combinado con lendrera, dejando el tratamiento oral con supervisión médica para situaciones muy puntuales (como la persistencia tras tratamiento tópico aplicado de forma correcta).

En las farmacias existen varias opciones de loción y/o champú que no requieren prescripción médica. Es importante seguir las especificaciones del fabricante, en cuanto a forma de uso y edad.

Como norma general, se aplicará la loción sobre el pelo seco, sobre el que no se habrá utilizado acondicionador y se dejará el tiempo indicado (habitualmente 10 minutos). A continuación, se enjuagará el producto y se dejará secar el pelo al aire. NO se debe utilizar el secador u otras fuentes de calor tras el tratamiento ya que puede disminuir la efictividad del mismo.

Después se utilizará la lendrera (como se ha descrito en el apartado específico) y es recomendable pasarla cada 2-3 días durante 2-3 semanas, para eliminar las liendres, o separarlas del cuero cabelludo para que ya no sean viables en caso de eclosionar (se considera que una liendre a más de 6.5 mm del cuero cabelludo, ya no sería viable).

Suele ser necesario repetir el tratamiento a los 7-9 días para finalizar la erradicación (siguiendo las recomendaciones específicas de cada producto).

No se deben utilizar productos diferentes durante un mismo tratamiento.

En caso de no querer recurrir a tratamiento insecticida, se podría realizar el tratamiento solo con lendrera, ayudado con algún lubricante como el vinagre, que además ayuda a desprender la liendre. En este caso hay que ser muy minucioso y constante.

Los remedios caseros como la mantequilla, mayonesa, aceite de oliva… no han demostrado eficacia.

  • ¿Cómo sabemos si los hemos erradicado?

Al día siguiente todavía podemos encontrar algún piojo vivo, pero debemos observar que se mueven de manera más lenta que antes del tratamiento.

El picor, al deberse a una reacción a la saliva del piojo, puede persistir durante varios días, sin significar esto, que no haya funcionado el tratamiento.

La mejor manera de comprobar la efectividad es a través de la inspección con lendrera, en la que ya no deben aparecer piojos vivos y muy pocas/ninguna liendre.

  • ¿Hay algo más que se deba hacer?

Las personas convivientes se deben someter a una inspección minuciosa. Se recomienda tratamiento directamente en aquellos que compartan cama habitualmente con la persona con pediculosis.

Como el piojo solamente sobrevive 2 días fuera de la cabeza humana, sería suficiente lavar las sábanas, ropa, toallas… que la persona haya utilizado los dos días previos al diagnóstico. Se lavan con agua a 60º y si es posible, se secan en secadora en un programa largo. Los objetos que no sean susceptibles de ser lavados con agua caliente, se pueden guardar en bolsa cerrada durante 2 semanas.

Aunque no está demostrado el beneficio, se recomienda pasar la aspiradora por los sofás, alfombras y demás tapicería con la que haya estado en contacto.

NO se recomienda rociar la casa con insecticida.

  • Prevención

Hay productos de venta en farmacias que se pueden aplicar en la cabeza de manera preventiva.

Intentar evitar el contacto cabeza con cabeza en la medida de lo posible.

No compartir objetos como gorros, cepillos de pelo, toallas…

La mejor prevención es realizar periódicamente inspecciones con la lendrera, especialmente después de posibles exposiciones.

 

 

Dra. Sara Montero

Pediatra HLA Vistahermosa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pide tu cita

    Por favor, prueba que eres un humano seleccionando el avión.

    ¿No tienes compañía de seguros?

    Consúltanos


      Por favor, prueba que eres un humano seleccionando la bandera.