OBESIDAD, TRATAMIENTO QUIRÚRGICO E INTERVENCIÓN NUTRICIONAL

OBESIDAD, TRATAMIENTO QUIRÚRGICO E INTERVENCIÓN NUTRICIONAL

  marzo 4, 2021       Nutrición

La obesidad es descrita por la OMS (Organización Mundial de la Salud) como una enfermedad de tipo crónico debida a una excesiva acumulación de tejido graso en el organismo a causa de un desbalance entre la ingesta y el consumo diario de alimento estimado.

Se estima, que un paciente es obeso cuando su IMC supera 35kg/m2, lo que conlleva en el paciente un riesgo elevado de desarrollar enfermedades asociadas como pueden ser la hipertensión arterial, hiperlipidemias, diabetes, trastornos a nivel respiratorio, cardíaco y de las articulaciones que aumentan su morbimortalidad.

El tratamiento de este tipo de pacientes en consulta es bastante complejo, dado que, en la mayoría de casos, el abandono de la dieta pasados unos meses y consigo la recuperación de hábitos pasados es prácticamente inminente en más de 90% de los casos. De ahí que se recomiende un tratamiento multidisciplinar en casos de obesidad.

A continuación, pasaremos a hablar de las diferentes técnicas quirúrgicas más expandidas y por ende las más empleadas en este tipo de pacientes.

POSIBLES INTERVENCIONES O TRATAMIENTOS QUIRURGICOS

En relación a las intervenciones quirúrgicas recomendadas en este tipo de pacientes, debemos distinguir en función de la técnica quirúrgica empleada siendo las opciones actuales las técnicas restrictivas, las técnicas malabsortivas y las mixtas que emplean ambas técnicas.

 ¿Cuáles son las técnicas más conocidas a nivel restrictivo? ¿en qué se basan?

  • Balón intragástrico, técnica endoscópica que se basa en colocar bajo anestesia un balón que se hincha con unos 600cc de suero o aire, ocupando gran parte del estómago y reduciendo así su capacidad, para dar lugar a una saciedad precoz. No tiene una duración mayor de seis meses por riesgo de rotura o lesión gástrica, actualmente su uso se recomienda principalmente previo a un bypass gástrico para conseguir una pérdida mayor de peso y consigo un menor riesgo en la cirugía, dado que se ha comprobado que la mayoría de los pacientes que únicamente han empleado este tratamiento han sufrido una ganancia poco después del peso perdido.
  • La banda gástrica se basa en una intervención a través de laparoscopia donde se procede a la implantación de una banda de silicona a la entrada del estómago junto a un dispositivo subcutáneo a través del cual se puede inyectar suero y ajustar el paso de alimento con la intención de dificultar el llenado del estómago y con ello un aumento de la sensación de plenitud.
  • Gastrectomía vertical o tubular la más empleada a nivel restrictivo hoy en día. Se realiza por laparoscopia y bajo anestesia, se basa en seccionar una porción del estómago en sentido vertical desde la unión esófago-gástrica hasta el píloro. De este modo se consigue reducir en gran medida la capacidad del estómago y consigo aumentar la sensación de plenitud.

 

¿Cuáles son las más conocidas a nivel malabsortivo? ¿en qué se basan?

  • Cruce duodenal y derivación bilio pancreática ambas son técnicas con un objetivo similar al Bypass gástrico, pero en ellas se ve incrementado el componente de malabsorción del alimento. Se lleva a cabo por laparoscopia y con anestesia y se basa en crear un reservorio gástrico más amplio parecido al de la manga y conectarlo al final del intestino delgado dejando únicamente en uso unos 60-140cm de intestino. Hay que recalcar, que es frecuente en estos casos que se produzcan déficits de proteínas, vitaminas y minerales, así como con frecuencia esteatorrea.

 ¿A qué nos referimos con técnicas mixtas?

Se podrían definir como las técnicas quirúrgicas que combinan elementos restrictivos, así como malabsortivos como sería el caso del Bypass gástrico. En esta técnica, se reduce el tamaño del estómago dividiendo este en 2 partes, una inicial, reservorio de unos 40cc que será la parte del estómago que empleamos y otra parte aislada de la recepción del alimento. Este reservorio a su vez se unirá al intestino delgado a 200cm aproximadamente de su inicio. De este modo, se reduce la cantidad de alimento que seamos capaces de ingerir y la asimilación del alimento ingerido.

Muy recientemente, ha surgido otro tipo de procedimiento novedoso en el que no se modifica ni el estómago ni el intestino. Recibe el nombre de marcapasos gástrico (abiliti), se basa en la inclusión de un sensor de alimento que se implanta en el estómago y detecta el momento en que comemos o bebemos, manda esta información al marcapasos que se implanta debajo de la piel que estimula un electrodo en la pared gástrica proporcionando sensación de plenitud.

Todas estas técnicas deben llevar inclusive un tratamiento nutricional para asegurar el correcto aporte nutricional del paciente, ajustar los menús a sus necesidades actuales, así como educar nutricionalmente al paciente, que, en la gran mayoría de los casos disponía de una alimentación previa deficiente nutricionalmente y de alta carga calórica.

TRATAMIENTO DEL PACIENTE CON OBESIDAD EN CONSULTA

Una vez descritos los tratamientos que podrían emplearse a nivel quirúrgico, desde el equipo de nutrición de HLA Vistahermosa, queremos recalcar que la figura del nutricionista juega un papel fundamental en la reeducación de este tipo de pacientes.

¿A qué nos referimos con la reeducación del paciente?

El paciente con obesidad, ha establecido durante un tiempo prolongado unos hábitos poco aptos que le han llevado a esta situación. La figura del nutricionista en este caso es necesaria para acompañar al paciente durante todo el proceso, educarlo a nivel nutricional, aconsejarlo y ayudarlo para adquirir unos hábitos nutricionales a posteriori que le permitan mantener un peso óptimo.

En las primera visita, es importante conocer la situación del paciente, realizar una encuesta personal y nutricional para poder ponernos en situación, todo ello acompañado de un estudio antropométrico del paciente.

Se llevará inicialmente a cabo una serie de menús previos a la cirugía que se basen en una carga calórica más baja, con alto aporte nutricional y que permita al paciente reducir % de peso inicial necesario para poder someterse de forma segura a la intervención.

Una vez se lleve a cabo la intervención toca reeducar y valorar las capacidades de forma individualizada de cada paciente. Darles a conocer cómo debe componerse su alimentación a partir de ahora. Mostrarles de forma didáctica (método del plato, composición de una ración, lista de la compra, etiquetado nutricional de los alimentos, etc.) la diferencia entre alimentos saludables y productos que se deben evitar.

Nuestro objetivo será acompañarlos durante este proceso, ayudarlos a valorar las ingestas y la calidad de las mismas y comenzar a valorar el cambio producido con la pérdida de peso, en resumen, educarlos a nivel nutricional.

Rocio Bueno y Raquel Escortell, nutricionistas en HLA Vistahermosa.

Dra. Vanesa Maturana, responsable Unidad de Cirugía Bariátrica HLA Vistahermosa. 

 

Pide tu cita

    Por favor, prueba que eres un humano seleccionando el avión.

    ¿No tienes compañía de seguros?

    Consúltanos


      Por favor, prueba que eres un humano seleccionando la bandera.